La demagogia de Ernesto Gándara

Contrapeso - Jesus Olivas

No cabe duda que palos damos y de regreso nos quitamos, tal es el caso del precandidato de la alianza vamos por Sonora Ernesto Gándara Camou que con sutileza, eso sí, muy finita, responde lo que a su entendimiento conviene al momento.

Y es que en la rueda de prensa virtual que ofreció, le dispararon dos preguntas similares, la diferencia entre ambas eran claras, la primera se enfocó en la inconformidad de las bases del PRI y PAN específicamente y la segunda de la supuesta desbandada de militantes de morena que estaban en franca molestia por las formas de elección de sus candidatos.

Cómo lee usted, es la misma gata pero un poco revolcada, la diferencia estribó en la respuesta del “Borrego”, a la primera respondió con un rotundo nada que opinar, y a la segunda le escarbó sacando tierra húmeda empapando de crítica a Morena aludiendo que en efecto, había inconformidades.

Claro está que su demagogia la empleó cuando así conviene y deja nítido también que esa cantaleta que trae, de que no seguirá el juego de la guerra sucia es pura verborrea conveniente.

Se escuda pues, en esa delgada línea de maltratar a la militancia de los tres partidos aliancistas por aquello de que se le increpen más.

No es de nadie ajeno que lo que históricamente le ha faltado a Gándara, entre otras cosas, son pantalones para enfrentar cuestionamientos duros, su habilidad para sacarle la vuelta con demagogia pura y una alta dosis de verborrea que termina por desviar el tema central ha sido su bandera como servidor público.

Ernesto Gándara se ha convertido como precandidato en un demagogo hábil, le ayuda que su manejo de prensa ha sido muy bueno, o al menos fue, DEP el arquitecto de esos puentes que aún son transitables. +Juan Pedro Robles.

Y es que volviendo al tema central de las preguntas, más allá de no querer lacerar la confianza de las cúpulas que le encargaron la candidatura, la ceguera es mala consejera, y si insiste en no ver lo obvio, más adelante lo padecerá, puesto que es evidente que a los largo y ancho del Estado hay gente de los partidos aliancistas que se separaron, otros están en vías de hacerlo y otras más han dicho tajantemente que la alianza es contra natura y su voto no será para él.

Nada le costaría decir que intentará convencerlos de quedarse, -¿será que no le interesa? O mencionar que no sabía pero qué se pondrá al tanto. O quizás, por qué no?, decir que cada quien tomará sus decisiones. Pero no, prefiere sacarle la vuelta a la pregunta, y cómo se dice coloquialmente, le saca al bulto.

Gándara Camou no ha sido congruente, por un lado dice que a los sonorenses no les gusta la confrontación y la guerra sucia, y por otro le tunde con singular alegría al presidente López Obrador tachándolo de centralista, mesiánico y hasta incompetente. Será verdad, será mentira? Eso se lo dejo a usted qué hace el favor de oler estas líneas, pero no a alguien que con su demagogia nos quiere engañar diciendo una cosa, y haciendo otra.

En fin, critican la demagogia, y hacen de ella su himno de guerra.
Por cierto, que alguien le diga a Gándara que la palabra “Gentes” es un pleonasmo, que lo correcto es gente. Me cansé de escucharla en su rueda de prensa.

share on:

Deja un comentario